«

»

Una jungla bajo el asfalto

LowLine Una jungla bajo el asfaltoAlgo crece bajo el asfalto de Nueva York. Donde hasta hace poco era un anodino almacén en Essex Street Market, ahora crece una jungla: árboles, helechos, musgo y hasta una planta de piña. Y todo gracias al diseñador James Ramsey.

Esta superficie de más de 450m2 es el Lowline Lab, el laboratorio donde Ramsey ha creado una tecnología tan sofisticada que es capaz de captar la luz solar y canalizarla al interior mediante una serie de tubos. Este sistema se basa en la creación de un tragaluz remoto que rastrea el sol a través del cielo cada minuto del día, optimizando así la cantidad de luz que es capaz de capturar. Luego, una serie de tubos dirigen la luz al interior del almacén hasta un punto de distribución central, donde un toldo solar, diseñado y construido por el ingeniero Ed Jacobs, extiende la luz solar a través del espacio.

Esta tecnología transmitirá las longitudes de onda de luz necesarias para que se produzca la fotosíntesis, permitiendo que las plantas y los árboles crezcan.

Pero el laboratorio de Ramsey, que desde su apertura en octubre de 2015 ha recibido más de  100.000 visitantes y ha captado la curiosidad de muchas instituciones, también sirve como prueba de funcionamiento para un proyecto mucho más ambicioso: utilizar su innovadora tecnología solar para iluminar una abandonada terminal de tranvía situada en el Lower East Side de Nueva York y convertirla en la que, una vez completada en 2021, será la primera vía verde pública subterránea del mundo.

Con esta iniciativa, su creador aspira a utilizar la tecnología para mejorar la vida de los habitantes de la ciudad creando más espacios verdes. El resultado será un parque público y centro cultural con diversas actividades lúdicas y educativas donde los elementos históricos de una antigua terminal de tranvía convivirán junto al diseño y la tecnología solar de vanguardia.

Pero para Ramsey  The Lowline no es sólo un nuevo espacio público, sino un innovador escaparate de cómo la tecnología puede transformar nuestras ciudades en el siglo 21 y un dar un paso adelante para ayudar a otras comunidades a crear áreas verdes dentro de sus ciudades.